domingo, 24 de octubre de 2010

Ingeniería de la poesía

domingo, 24 de octubre de 2010

Siempre me apasionó que Celaya fuera a la vez ingeniero y poeta. Siempre me dio esperanza eso de ver fusionadas las dos ramas de mi vida que entendí como opuestas en lugar de como complementarias.




Yo me siento. Tú te sientes. Nos sentimos,
estamos juntos. Somos
terriblemente dichosos,
como el cielo siempre azul, como el espanto,
como la luz que es la luz,
como el espacio.

Si ahora me preguntaran por qué estoy tan contento,
diría: «Porque soy.»
Y al decirme sería un poco menos.
Si tratara de explicarme surgirían como sierpes
desenvueltas y en combate mis ambiguos sentimientos.
Pero soy solo. Sí. Soy. Te creo.

Estas aquí, en mí mismo.
Ni te veo, ni te pienso, ni te beso, ni te sueño.
Sólo estás. Estoy contigo. Yo, a tu lado, Tú conmigo.
Estamos uno en otro, tan reales
que con ser poco, ese poco es ya bastante.
Estamos en lo que somos, de puro simples, totales.

[...]



Extracto de "Un día entre nosotros", de Gabriel Celaya
.

7 comentarios:

Juan Manuel Ramos Soria dijo...

«Porque soy.»

Es excelente el escrito.

Gusta mucho el blog.
saludos y abrazos!

"Aquel chico..." dijo...

Dicen que una ingeniera va tirando versos que le quitan el moho al corazón más caducado por mi facultad.

Seguro que eres lo que soy y lo que somos. Porque eres.

Orologiaio dijo...

Ufff es una mezcla explosiva, sí :)

Migue dijo...

Autentico ingeniero, brillante poeta.
Te sigo.
Abrazos
yasabesmisecreto ?

Sergio dijo...

Enhorabuena por tu estilo.
Un saludo de un ingeniero siempre liado entre letras...
me quedo leyendo por aquí

"Aquel chico..." dijo...

Se te extraña. En todos los aspectos.

guille dijo...

Celaya y su escelente "La poesía es un arma cargada de futuro" me inicio décadas atrás en la poesía.

Que por cierto suele ser compatible con casi todo.